El ego y el apego emocional

El ego y el apego emocional

Nacemos, vivimos, nos reproducimos y morimos. Estamos de paso en este mundo llamado Tierra.  Nos aferramos a la vida y a las personas por el miedo a estar solos. Ese sentimiento nos paraliza y nos hace hacer cosas que no queremos hacer y creemos que es lo que hay que hacer. Pero, ¿para qué esa dependencia a la vida, a las personas?

Las enseñanzas del libro «cuántico» Un Curso De Milagros nos hablan sobre el ego y el espíritu. Dos partes enfrentadas que conforman la psique humana. Lo que pretende el libro, es que mediante sus enseñanzas trates de inhibir tu ego, trates de convertir tu mente dual en una mente advaita, no-dos, una mente que no se siente separa del resto, que no juzga, que nunca habla del otro, que no se siente víctima del mundo que le rodea, que sabe que nada es por casualidad y que la responsabilidad de todo lo que acontece en tu vida es tuya. El libro nos habla del ego como una identidad a la que nos aferramos.

La palabra «persona» proviene del latín persona, o sea, máscara usada por un personaje teatral. El latín lo tomó del etrusco, phersu, y éste del griego πρόσωπο (prósopon=máscara). La palabra persona era la máscara que como tal caracterizaba a un individuo que formaba parte de una obra teatral y que además pasa a llamarse personaje. Se usaban estas máscaras en las obras teatrales de la antigua Grecia para caracterizar al personaje según su estado anímico, tristeza, alegría, rabia… al igual que se usaban para dar sonido al personaje, ya que no existían micrófonos y estas máscaras amplificaban la voz.

A donde quiero llegar con esto es que nuestra personalidad, de la palabra persona, es un constructo de creencias, ideas, valores, deseos, que nos caracterizan, que «hacen oír a la persona», que crean esa máscara con la que nos relacionamos con el mundo. Nuestro ego se apega a esa identidad, tu «yo», y teme perder esa máscara con la que te identificas porque de perder esa identidad el ego desaparecería. De allí el miedo a la enfermedad, a la muerte, el miedo a fracasar en nuestros propósitos, el miedo a estar solos…en definitiva, el miedo a perder esa identidad, esa máscara. El ego nos mantiene en nuestra zona de confort para no morir. ¿Y qué pasaría si desapareciera el ego? ¿Qué hay detrás de esa máscara que caracteriza al ser humano?

El ego son esos pensamientos incesantes de la mente que se mantienen en el pasado o en el futuro. Son todas esas preocupaciones que nos quitan el sueño, que nos estresan y nos producen ansiedad. Queremos controlarlo todo,  que las cosas sean como a mi me gustaría que fuesen.

El ego y el apego emocional

Cuando tuve aquella mágica experiencia espiritual de la que os hablo en otras publicaciones, llegué a conectar con ese Ser que habita detrás de esa máscara. Mis creencias se derrumbaban, mi identidad se desvanecía, pasaba noches sin dormir, y ratos de angustia y llorera. Mi ego se resistía a desaparecer pero mi voluntad estaba decidida a ver más allá de la mente racional. Así que tras días de resistencia por fin llegó la paz, y empecé a experimentar un estado de dicha y amor que en mi vida había sentido. Vivía el aquí y el ahora sin preocuparme del futuro ni del pasado y así es como experimenté la grandiosidad de nuestra infinita mente.

Después de aquella experiencia mis pensamientos y mi razón volvieron a mi. Entonces empecé a trabajar el ego diariamente, trabajar el inhibir los pensamientos sobre el pasado o sobre el futuro para vivir en el presente, en el aquí y el ahora, no querer controlarlo todo para que las cosas sean como a mi me gustaría que fuesen. Dejar que el Universo me traiga aquello que resuene con mi estado de conciencia y así aprender qué es lo que estoy proyectando y elegir en cada momento cómo quiero vivirlo. Trabajar la mente advaita (no-dos), significa entender que todo está conectado, que todo ser individual es una manifestación de la energía Universal y por lo tanto pertenecemos a ese Todo.

La Dra. Jill Bolte Taylor es una neuroanatomista estadounidense que a finales de 1996 sufrió un derrame cerebral del cual tardó en recuperarse 8 años. En este link podéis ver el video «el derrame de la iluminación» donde cuenta cómo la parte izquierda de su cerebro se paralizó y fue consciente de cómo se volvía energía. El vídeo viene a mostrar como dejó de funcionar ese hemisferio del cerebro, racional, lineal en el tiempo, metódico,controlador, para experimentar lo que yace en el hemisferio derecho, donde se ejecuta la creatividad, la intuición, la inspiración, lo infinito… Al finalizar su conferencia pregunta, ¿en qué parte del cerebro queremos vivir? Dice que cuanto más tiempo pasemos eligiendo utilizar los circuitos de nuestra profunda paz interior de nuestro hemisferio derecho, más paz proyectaremos en el mundo y más pacífico será nuestro planeta.

Es imposible inhibir para siempre al ego, pues forma parte de nuestra psique. Siempre vamos a tener unas creencias con las que nos identificamos. No se trata de dejar de creer en unas cosas o en otras, el problema está en aferrarnos en que nuestras creencias son la verdad. Yo todo lo que narro en mis publicaciones no te pido que lo creas, te digo que lo experimentes!!!

¿Qué es el apego emocional?

Nos apegamos a las personas, a los lugares, a las cosas, para enaltecer nuestra identidad. Nos identificamos con la nacionalidad, con la manera de vestir, con el deporte que practicamos, con la novia o el novio que tenemos, con nuestra familia, con el coche, la moto, nuestras virtudes.. y así tememos perderlo todo. «Yo soy Español, soy Catalán, soy Asturiano, soy escalador, soy bailarina, soy guitarrista, soy médico, abogado, motorista…»

Nos identificamos más por lo que hacemos y por lo que tenemos que por lo que realmente somos. Hacemos cosas por los demás para ganarnos su confianza, su amor, su lealtad para no sentirnos solos. Dejamos de ser como realmente somos para sentirnos integrados, para sentirnos parte de ese grupo, de ese proyecto, de ese lugar y sentir que pertenecemos a una comunidad. Porque así funciona la psique humana. Nacemos y pertenecemos a un clan, crecemos y formamos nuestro propio clan, vivimos en comunidad, necesitamos relacionarnos.

El ego y el apego emocional           El ego y el apego emocional            El ego y el apego emocional

Como se muestra en la película de Naúfrago, el actor Tom Hanks pierde todo contacto con el entorno social haciéndole volver al estado más primitivo de la existencia. Esto es difícil de sostener para la psique humana por lo que crea un compañero imaginario, Wilson, una pelota a la que humaniza dibujándole una cara.

Es natural, somos seres sociales en un mundo dual, pero ¿qué pasa cuando hacemos cosas que no queremos hacer por complacer a los demás, por no perder nuestra identidad y por no sentirnos solos? Hacemos cosas en incoherencia, pensamos una cosa, sentimos otra y hacemos otra y así nos va. Nuestra biología se manifiesta con síntomas y enfermedades o con acontecimientos en la vida que los terrícolas llamamos «problemas». Buda ya dijo hace más de 2500 años que una de las causas del sufrimiento y dolor humano está relacionado con el apego y los deseos de que las cosas sucedan como a mi me gustaría que sucediesen.

Características del apego:

  1. Creencia dual de que «yo estoy separado de todo lo demás», de que «algo externo a mi me puede hacer daño y/o me puede amar». Estas creencias hacen que vivamos la vida desde la carencia, la escasez , la necesidad. Creemos que nuestra vida será mejor si la vivimos de cierta manera o si me relaciono con ciertas personas y vivo ciertas experiencias. En este punto es donde empieza el DOLOR y SUFRIMIENTO, cuando tengo aquello que deseaba para alcanzar mi felicidad, tengo miedo de perderlo y hago todo lo que sea para que eso no suceda. Por lo tanto el apego es DEPENDENCIA, pienso, siento y creo que mi felicidad y mi bienestar depende de algo o de alguien y de allí el miedo a perderlo.
  2. Inseguridad en uno mismo. Pensamientos como «sin él/ella no podría vivir», «tu le das sentido a mi vida», «qué haría yo sin ti»…son pensamientos de falta, de carencia, de que necesitamos de algo o alguien para ser felices.
  3. Creencia de que mi bienestar y mi felicidad no están en mi sino están fuera, por ello hacemos cosas para sentirnos aceptados por los demás, hacemos cosas para conquistar a alguien o para conseguir ciertas cosas con las que nos identificamos.

El camino hacia el desapego emocional

El Bienestar Emocional es un estado de coherencia y de paz interior que me lleva a comprender que todo lo que acontece en mi vida tiene que ver con migo, con mi estado de conciencia, con mis pensamientos, mis deseos, mis sentimientos, mi voluntad… Supone pensar desde una mente no dual que entiende que en la vida no existe la casualidad ni la mala suerte, sino la sincronicidad. Los antiguos maestros védicos decían «NADA BRAHMA», lo que significa «TODO ES VIBRACIÓN». Es decir, nuestra información inconsciente resuena y atrae aquellas personas y circunstancias que están en la misma frecuencia. De ahí el famoso dicho de «Dios los cría y ellos se juntan», «qué buen filin tenemos», «estamos en la misma onda»… Proyectamos nuestra información inconsciente en forma de circunstancias, relaciones interpersonales y en nuestra biología en forma de síntomas y/o enfermedades.

El desapego emocional es parar a preguntarse a uno mismo ¿PARA QUÉ estoy viviendo esto? Puesto que nada es por casualidad, tenemos la oportunidad de conocernos a nosotros mismos gracias a las personas con las que nos relacionamos y las experiencias que vivimos. Esto es SABIDURÍA, mientras que vivir sintiéndonos víctimas de todo lo que nos acontece es RESIGNACIÓN, es pensar que «tenemos un mal karma», «esta es la cruz que Dios me ha enviado», «es que yo soy así», «la vida es dura» «esto es lo que me toca vivir», etc.

El desapego emocional es ACEPTACIÓN, es aceptar que aquello que estoy viviendo, que me puede gustar más o me puede gustar menos, tiene que ver conmigo, que es perfecto para darme cuenta de aquello que no puedo ver en mi. De este modo dejamos de ser víctimas del mundo para ser los responsables de todo lo que nos acontece. La ACEPTACIÓN es SABIDURÍA, es MOVIMIENTO. Mientras que la RESIGNACIÓN es DOLOR, SUFRIMIENTO, APATÍA, me siento víctima de lo que me rodea y me quedo esperando a que el otro cambie.

El ego y el apego emocional

La autoindagación y el cuestionamiento de nuestras creencias nos permiten dar un salto cuántico en nuestro nivel de conciencia. Cuando cambia nuestra manera de percibir el mundo cambia nuestro Universo. Como decía Albert Einstein:

«Que sepas que no puedes cambiar el mundo que ves, pero con que cambies un sólo pensamiento, cambiará tu Universo». Albert Einstein

Anhelar y desear el bienestar, así como desear tener un compañer@ o tener salud es normal y totalmente lícito. El problema es con que frecuencia y vibración pido eso al Campo cuántico. Porque si lo hago desde la necesidad, el miedo y la carencia, el Campo de la Consciencia me enviará personas y situaciones que vibren con esa misma frecuencia. Pero si mis deseos, anhelos y necesidades me las permito sentir y las suelto, sin apegarme a ellos, sin apegarme a la necesidad de tener algo o alguien que llene mi vacío emocional para ser feliz, el Campo me enviará abundancia.

El poder que tenemos está en que siempre puedo elegir cómo quiero vivir cada experiencia y cada relación.  «Caminos fáciles no llevan lejos» , dice un proverbio chino, y es que las situaciones que se nos presentan en la vida y que nosotros llamamos «problemas», son oportunidades para pararnos a observar y reflexionar  sobre cómo las quiero vivir, si desde el victimismo o desde la sabiduría.

Vivir en la incertidumbre

El apego es CONTROL, es querer que las cosas sean como a mi me gustaría que fuesen. De allí que manipulemos la voluntad del otro para que se sienta culpable y no me deje. En definitiva nuestro miedo a estar solos y nuestra creencia de que para ser feliz dependo de algo o alguien.

El desapego es vivir en el momento presente dando lo mejor de nosotros mismos sin esperar nada a cambio, soltar el control para que se abra el Campo de las infinitas oportunidades. Es vivir una relación con tu pareja, con tu amigo o con el trabajo aportando lo mejor de ti mismo sin esperar nada. Es dar desde la abundancia, desde el Ser completo que somos y que nuestro ego no nos permite ver.

«pregúntate qué estas dando para saber qué estás recibiendo» Enric Corbera.

El presente es el único instante que tenemos, tú decides cómo lo quieres vivir, desde el victimismo o desde la sabiduría. El desapego nos enseña a ser uno mismo, a vivir en coherencia con lo que pienso, lo que siento y lo que hago, dejando que el Universo me traiga aquello que resuena con nuestra forma de entender la vida. Aprende a vivir en la incertidumbre, no tengas miedo, acepta, aprende y entrégate desde la abundancia y la conciencia de pertenecer a un Todo, entrégate al Campo de las infinitas oportunidades.

Me despido con una bella frase de Un Curso De Milagros que dice así:

«En realidad eres perfectamente invulnerable a toda expresión de falta de amor. Estas expresiones pueden proceder de ti o de otros, de ti hacia otros, o de otros hacia ti. La paz es un atributo que se encuentra en ti. No puedes hallarla fuera de ti mismo». Texto: Cap.2-I, pág. 19

El ego y el apego emocional

La Bioneuroemoción® ofrece una manera de ver la vida desde un nuevo paradigma en el que dejamos de ser las víctimas de este mundo, para tomar plena responsabilidad en todo lo que nos rodea. Una mentalidad en la que dejamos de hablar de los demás para hablar de nosotros mismos con respecto al otro, dejamos de juzgar, de posicionarnos en que nuestras  creencias son la verdad. Pasamos a ser los protagonistas para entender que todo lo que veo tiene que ver conmigo. El creador de la Bioneuroemoción®, el Sr. Enric Corbera, muestra en sus videos la grandeza de esta manera de ver la vida para lograr el bienestar emocional. Os dejo el link a uno de ellos donde nos habla de la dependencia emocional.  

 

Patricia Guijarro

Acompañante y mentora de mujeres que quieren mejorar su autoestima, salud y bienestar emocional.Inconformista y buscadora de la verdad, he descubierto el poder que tienen las emociones y los pensamientos en nuestra vida.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Fatima

    Hola Patri, me ha gustado cada palabra y frases, en definitiva me ha encantado tu teflexionamiento.

    1. Gracias Fátima. La Bioneuroemoción es una manera de ver la vida que nos ayuda a alcanzar el bienestar emocional que todos deseamos. Un abrazo.

Deja una respuesta