Cómo sanar tus heridas emocionales y encontrar tu equilibrio interno
Heridas emocionales

Cómo sanar tus heridas emocionales y encontrar tu equilibrio interno

Todas tenemos heridas emocionales, todas tenemos una niña interna que vivió el abandono, el rechazo, la no aprobación, la no atención o comprensión por parte de mamá y papá.

Esas heridas te generaron unas emociones que, tanto tu familia como la sociedad, te han educado a tapar.

«Niña no montes un escándalo, niña haz caso a tu hermano, niña cuida de tu hermana, niña esto es lo que hay, niña no llores que te pones fea…»

Y mientras tanto, tu rabia y tu tristeza se enquilosaba en lo más profundo de tu corazón.

Las emociones son energía en movimiento

Emoción del latín e-movere,  es energía en movimiento. Una emoción tiene su sentido biológico. 

El miedo te impulsa a correr o a no moverte para sobrevivir, la rabia te lleva a la agresividad para defenderte de un ataque, el asco te lleva al rechazo que prevé una amenaza, la alegría te expande y la tristeza te contrae y te lleva hacia dentro para abrazar ese dolor.

Cuando en tu edad adulta vives una situación de estrés, una fuerte energía te lleva y se apodera de ti como si fuese un monstruo que te posee.

La primera emoción que sueles expresar es la rabia.

Ésta es la EMOCIÓN SOCIAL, aquella que socialmente nos permitimos expresar porque está bien vista, pero, es posible que esa rabia oculte otra emoción, como puede ser la tristeza, ésta es la EMOCIÓN PRIMARIA, aquella que reprimiste en la infancia.

También puede darse el caso de que la emoción social y la primaria coincidan, es decir, que la rabia esconda en realidad una rabia visceral, que sale de la profundidad de tus entrañas.

Rabia

Las heridas emocionales te van a acompañar siempre

Las heridas emocionales son traumas de la infancia que te van a acompañar de por vida, es algo de lo que tienes que tomar plena consciencia y  aceptar para aprender a vivir en paz contigo misma y con los demás.

Cuando estás discutiendo con tu pareja se está despertando la herida de tu niña interna, pues tu inconsciente no diferencia a tu marido de tu padre y, cuando te sientes incomprendida por tu marido, en realidad, se está despertando la incomprensión que viviste en la infancia con tu padre.

Afortunadamente, la vida te pone una y otra vez experiencias para que dejes ir esa rabia o esa tristeza que sentiste por tu padre o por tu madre.

La vida te trae diferentes personajes para que despierte tu niña herida y le des el valor de vivir de otra manera.

Tus heridas del pasado están constantemente proyectándose en el exterior, ya sea en tu pareja, en tu vecino, en tu jefa, en tus amigos… y el inconsciente te avisa a través del estrés de esa energía reprimida que pide ser liberada.

Una emoción no causa dolor. La resistencia o supresión de una emoción causa dolor

Sacar los resentimientos de tu corazón para que surja el amor

Realizar un proceso de sanación implica remover tu pasado para sacar los resentimientos de tu mente y de tu corazón.

Transitar por la oscuridad de tu historia pasada no es fácil, pues la mente inconsciente no quiere entrar en el dolor y te pone a salvo de revivir ese estrés, hasta que tú decides conscientemente hacerlo para transformar tu vida.

Volver a revivir el abandono, el rechazo, la falta de amor y reconocimiento de mamá y papá es necesario para dejar que surjan las emociones que aquella niña no se permitió expresar.

Es necesario que esa niña hable, grite y reclame lo que necesitaba de mamá y papá, simplemente para darle la oportunidad de expresarse, de liberarse.

Mamá y papá no supieron hacerlo de otro modo porque no tuvieron las herramientas ni los referentes que les enseñasen a hacerlo mejor, eso es algo que tenemos que comprender, pero no sólo desde la mente sino desde el corazón.

Para ello debes liberar toda la energía reprimida que sigue bloqueando tu cuerpo y tu corazón, dejar que brote toda la rabia y la tristeza hasta que ya no quede más, hasta que por fin la liberación te permita vivir en paz.

bienestar emocional

Todos tu conflictos contigo misma y con los demás son una expresión de tus problemas no resueltos con mamá y con papá

Tanto tus problemas con tus hijos como con tu pareja, amigos y demás son la expresión de tus heridas no sanadas en la infancia.

Pero también tu relación contigo misma es una expresión de ese desequilibrio emocional.

Por ejemplo, si detesto que mi madre en mi infancia fuese una mujer víctima y sumisa, complaciente de su marido alcohólico y despreocupada de sus hijos, voy a negar en mí esa parte condescendiente, no permitiéndome ser vulnerable ni depender de un hombre, porque eso generó mucho estrés en mi hogar.

Todo lo que rechazas de mamá y de papá lo escondes en tu sombra y ésta acaba manifestándose tarde o temprano, pues la vida te pondrá a los espejos adecuados para mostrarte aquello que no te permites ser.

Por ello, la importancia de soltar todos los resentimientos de tu mente y de tu corazón, para dejar de esperar que tu padre y tu madre te amen y te reconozcan de la manera que esa niña necesitaba y poder convertirte en una mujer independiente y coherente con tu verdadera razón de ser.

"Si no odias a tu padre y a tu madre, no serás tú mismo y no los podrás seguir"

En la medida en que integras a tu padre y a tu madre desde el amor y la comprensión, se armoniza en ti la energía de lo femenino y lo masculino

Hombres y mujeres nos polarizamos dependiendo de nuestra energía predominante.

Mujeres que reprimen su vulnerabilidad y se polarizan en la mujer amazónica con su escudo y su lanza, o mujeres que se polarizan en la eterna doncella, sumisas y condescendientes.

Hombres alfa con su gran coraza de valientes y poderosos u hombres suaves, sumisos y condescendientes.

Cualquiera de estas polaridades no son ni buenas ni malas, simplemente son el reflejo de cómo la persona vivió la energía de lo masculino y de lo femenino en su hogar.

Como mujer, es importante conocer cómo viviste el ambiente emocional de tu hogar cuando eras una niña, para comprender tus propios comportamientos con los hombres y con tu propia feminidad.

Para una niña, el arquetipo de lo femenino nada más nacer es mamá y, si mamá no me quiso de la manera que yo necesitaba que me amase, esa rabia la voy a proyectar contra mi cuerpo como mujer.

Realizar un trabajo de amor y sanación de tu niña interna te lleva a la comprensión y aceptación de tus padres tal cual son.

No esperas que te amen como necesitabas, sino que los amas y los dejas ir, desde la paz y el amor.

Es entonces que, una vez sacados todos los resentimientos de tu mente y de tu corazón, toda tu energía cambia, y ese cambio se manifiesta en tu cuerpo y en tu vida.

Equilibrio

Emprende el viaje de la heroína

Es el viaje que todos tenemos que emprender a lo  largo de nuestra vida, el proceso de individuación del que hablaban el mitólogo Joseph Campbell y el psicoanalista Carl G. Jung.

Ese viaje que te lleva a encontrarle el sentido a la vida, a conectar con tu verdadera razón de ser, con tu individualidad.

Pero para ello deberás de superar la separación emocional de mamá y de papá, soltar el apego y afrontar la soledad como oportunidad para volver a ti, para empezarte a amar.

Una vez sanado tu pasado y abrazado a tu niña, empieza tu aventura, en busca de la conexión con lo divino.

Es un viaje que requiere de coraje, pues para empezar a brillar deberás transitar tu oscuridad.

"Rebelarse es seguir la huella de su bienaventuranza, abandonar la casa, empezar la jornada del héroe, seguir su bienaventuranza. Te sacas de encima el ayer, como la serpiente su piel. Sigue tu bienaventuranza. La vida heroica es vivir la aventura individual"

La figura del mentor en el viaje de la heroína

La mitología, los cuentos y las películas representan este mito del héroe y de la heroína.

Este personaje quiere emprender la aventura y, para ello, deberá salir de su zona de confort, cruzar el umbral a lo desconocido.

En el viaje tendrá que hacer frente a los dragones, luchará junto a sus camaradas y siempre será guiado por un mentor.  

Este mentor es el que te guía en tu camino, puede venir a tu vida representado por una persona física, un libro, un curso, un sueño, una inspiración…

El primer paso para adentrarte en la aventura es escuchar la llamada de tu corazón, ese impulso que te lleva a tomar acción.

Mentor

Hoy quiero acompañarte en este viaje que yo he transitado

Podríamos caminar juntas donde yo te acompañase en tu tránsito, o puedes hacerlo sola, a tu ritmo.

Por ello he creado una lista de meditaciones que te acompañen en el proceso de liberar los resentimientos y las emociones reprimidas de tu corazón.

Meditaciones guiadas que te lleven a abrazar a tu niña herida, a comprender a mamá y a papá, a liberar el dolor, a conectar con el amor, a equilibrar tus polaridades y a conectar con la mayor fuente de sabiduría interna, tu feminidad.

¿Sientes el llamado de tu corazón?

"Déjate silenciosamente llevar por el poderoso impulso de lo que en verdad amas"

Podrás encontrar aquí toda la información necesaria para iniciar tu viaje👇

Adelante valiente, te espera un viaje extraordinario❤️️

Heroína

Patricia Guijarro

Acompañante y mentora de mujeres que quieren mejorar su autoestima, salud y bienestar emocional. Inconformista y buscadora de la verdad, he descubierto el poder que tienen las emociones y los pensamientos en nuestra vida.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Mercè

    Me siento súper identificada con el escrito. Me encantaría tener ese mentor en tu persona, alguien objetivo sin implicación sentimental que me ayude sin condición.

    1. Adelante valiente, será todo un placer acompañarte en este tránsito de tu vida❤️️

Deja una respuesta